Es de los que comete errores típicos en el español, pruebe si se salva

En más de una ocasión han llegado a los oídos de alguno palabras como ‘adbitrario’, más que nada en la Costa, debido a que por la velocidad con la que hablan reemplazan la ‘r’ por ‘d’ y cambian el sonido de la palabra. Sin embargo, aunque este sea un ejemplo de mala pronunciación, no es un caso de mal uso de la misma.

Caso contrario cuando las personas dicen palabras como ‘hubieron’, la cual está mal empleada si se usa para referirse a la existencia o presencia de un grupo de personas u objetos. La repetición constante de estos errores en la lengua obedecen a un fenómeno conocido en lingüística como hipercultismo.

Así lo explica Jair Esquiaqui, profesor de lingüística de la Universidad Tecnológica de Bolívar.

«Algunas palabras mal dichas se pueden extender al uso popular por repetición inconsciente, lastimosamente por la falta de educación de las clases populares que, en intentos loables por refinar su léxico, caen en errores sobre todo en la pronunciación de las palabras que escuchan en otros espacios en su contexto, como en noticieros, series o películas», precisa el experto, quien además hace énfasis en las consecuencias del frecuente uso incorrecto de algunas locuciones.

«Las consecuencias de usar mal las palabras es que pueden llegar a legitimarse como correctas, llegando incluso a aceptarse por las instituciones reguladoras de la lengua. Un claro ejemplo es la expresión ‘haiga’, que debido a su uso popular ya es correcta en el idioma español, lo cual no necesariamente indique que esto sea bueno o malo, es simplemente un reflejo de la evolución constante de la lengua, como elemento vivo y dinámico de cualquier sociedad», sentencia Esquiaqui.

EL TIEMPO, bajo la asesoría del profesor Jair Esquiaqui y de Ángela Rodríguez -miembro del equipo de corrección de estilo de este periódico-, le ofrece un test en el cual podrá demostrar si domina el idioma español o también está cometiendo con frecuencia estas infracciones lingüísticas.